Analizamos en vídeo a fondo el LG G Watch

LG G Watch Portada

LG G Watch  Portada

Si hace algo más de un año, los primeros smartwach parecían un producto de fábula, al menos en ese momento, ahora, comparados con la oferta del mercado, tienen un aspecto antediluviano. Y es que parece que fue ayer cuando productos como el I’m Watch, el Pebble o el primer Smartwatch de Sony intentaban abrirse paso en el mercado.

En ese momento todo parecía estancado, pero de pronto llegó Samsung con sus gama Gear y sobre todo Google con Android Wear. Dos conceptos que iban a cambiar el mercado, ofreciendo un rápido despego y posibilitando la llegada de productos como el que nos ocupa, el LG G Watch, el primer reloj inteligente de la empresa coreana LG y que ha gozado de una amplia difusión por la fuerte campaña mediática sufrida, al regalarse en España con la compra de un LG G3.

Llevamos casi un mes haciendo un uso intensivo y estas son las impresiones:

Diseño

LG G Watch

Con un diseño bastante tosco, el LG G Watch está fabricado en plástico en su parte posterior, ofreciendo una pantalla cuadrada en su parte frontal de 1’65 pulgadas con unos marcos a nuestro parecer excesivamente gruesos. Con estas formas nos encontramos ante unas medidas de 37,9 x 46,5 x 9,95 milímetros, un tamaño similar al de un reloj normal, si obviamos el grosor.

Como curiosidad el LG G Watch no dispone de ningún botón físico alrededor del cuerpo, y tan solo en su parte posterior, encontramos el conector de carga magnética y un pequeño pulsador que precisará de un objeto afilado para encenderlo o resetearlo (la otra forma de encenderlo es conectando el LG G Watch a la base de carga).

El LG G Watch presenta una correa de goma con un tacto suave de 22 milímetros, lo que quiere decir que podremos sustituirla por cualquier correa del mismo tamaño que encontremos en el mercado. Con una correa de goma y la falta de botones, el LG G Watch se caracteriza por ofrecer la certificación IP67, lo que hace que sea resistente al agua y sumergible menos de 1 metro durante menos de 30 minutos.

No se puede decir que LG haya acertado con el diseño del LG G Watch, sobre todo viendo la nueva hornada de relojes inteligentes que se avecinan, con el Motorola 360 a la cabeza, pero no deja de ser un smartwatch elegante y manejero. Aunque tiene que pulir detalles, es una buena opción para entrar en el mundo de los wearables.

Especificaciones

LG G Watch

Con una pantalla LCD de 1,65 pulgadas, el LG G Wacth hace uso de Android Wear, el cual es movido por un procesador Qualcomm Snapdragon 400 funcionando a 1,2GHz y ayudado por una memoria RAM de 512 MB. Incluye una batería de 400 mAh que ofrece una autonomía de todo un día y conectividad Bluetooth 4.0 LE. Se complementa con el añadido de sensores como acelerómetro, brújula y giroscopio.

Estas son las especificaciones del LG G Watch:

  • Procesador Qualcomm Snapdragon 400 a 1,2GHz
  • Memoria RAM de 512 MB
  • Memoria interna de 4GB
  • Batería de 400 mAh (un día de autonomía)
  • Pantalla LCD táctil de 1,65 pulgadas con una resolución de 280 x 280
  • Conectividad Bluetooth 4.0 LE
  • Carga a través de base con conector magnético
  • Certificado IP67 (resistente al agua)
  • Sensores: acelerómetro, brújula y giroscopio
  • Android Wear (compatible con Android 4.3+)
  • Pantalla siempre activa con bajo consumo de batería
  • Dimensiones: 37,9 x 46,5 x 9,95 mm
  • Peso: 63 gramos

Como vemos unas cifras bastantes decentes para ser uno de los primeros relojes inteligentes con Android Wear.

Pantalla

LG G Watch

Como ya hemos dicho, el LG G Watch hace uso de una pantalla táctil LCD de 1.65 pulgadas con una resolución de 280 x 280 píxeles encajada en un cuerpo de 37,9 x 46,5 x 9,95 milímetros con protección Corning Gorilla Glass 3.

Aunque no ofrece sensor de luz ambiental, para calibrar la luminosidad, tanto en exteriores sin demasiada luz como en interiores la pantalla luce realmente bien y nítida. Sin embargo, ante condiciones de luminosidad intensa, el hecho de no disponer de sensor de luz hace que pierda calidad de visión a menos que situemos el brillo al máximo, algo que repercute en la autonomía de la batería.

Con unos buenos ángulos de visión, ofrece una más que satisfactoria respuesta táctil en cualquiera de los gestos habituales, ya sea deslizar hacia arriba o abajo para recorrer las tarjetas como hacia la derecha para eliminarlas.

Software

LG G Watch

Ya hemos dicho que este LG G Watch hace uso del novedoso Android Wear, basando su funcionamiento mediante tarjetas, algo que permite una gran fluidez, si bien aún se puede apreciar que es un sistema que está verde y al que le hace falta pulir fallos y un mayor desarrollo.

A destacar por un lado el paulatino crecimiento de aplicaciones específicas que permiten poco a poco obtener un mayor partido de este LG G Watch y por otro lado el buen reconocimiento de voz con la instrucción “Ok Google“. Con solo decir “Ok Google” el reloj empieza a escuchar para buscar información en internet, buscar en un mapa, activar el cronómetro o enviar un mensaje, y todo con el smartphone en el bolsillo.

La personalización es un aspecto a destacar como no podía ser de otro modo y en este sentido contamos con un creciente número de diseños de relojes de todo tipo y para todos los gustos.

Análisis en vídeo

Uso de Android Wear

Android Wear presenta una gran fluidez a la hora de desplazarse por las tarjetas, encontrando tarjetas para todo tipo de aplicaciones, unas con más posibilidades que otras. Así mientras Whatsapp sólo deja ver la notificación y abrir la aplicación en el teléfono, otras como Twitter te permiten ver el tweet al completo, responder mediante voz, hacer RT o añadirlo a favoritos.

El complemento ideal lo suponen aplicaciones que a modo de launchers añaden más funciones al reloj, como el control del Wi-Fi de tu móvil, el brillo, etc

La inclusión de un acelerómetro permite que se active la pantalla para ver la hora si levantamos el brazo. Además no cesan de aparecer aplicaciones, algunas tan interesantes como Wear Camera, con la que se puede controlar la cámara del dispositivo y así hacer una foto y previsualizarla.

Batería

LG G Watch

EL LG G Watch cuenta con una batería de 400 mAh que según LG, promete un día de uso. Una vez hemos empezado a probarlo, esta cifra de queda justa si tenemos la pantalla siempre activa, marcando esta opción en los ajustes. Si por el contrario, la marcamos como no activa (se apagara cuando no se esté usando), ha alcanzado a dar hasta dos días de uso, llegando al segundo un poco justo.

La gestión de las notificaciones constantes, ya sean correos o mensajes, puede generar un consumo excesivo, pero aún así el mayor gasto lo genera la pantalla..

Conclusiones

De entrada iba un poco reacio ante este LG G Watch, pero con el uso, mis pesimistas impresiones iniciales se han visto corregidas. Es cierto que el LG G Watch tiene fallos, y por otro lado a Android Wear se le nota como un sistema imberbe al que le hace falta madurar.

Pero ambos elementos han puesto las bases para un óptimo crecimiento en el momento que se arreglen esas deficiencias. Por lo que respecta a Android Wear, caben destacar la fluidez y posibilidades que ofrece y LG parece que corrige aspectos de diseño, logrando un nuevo giro de tuerca en el venidero LG R Watch.

Si pretendemos comprar el LG G Watch al precio de salida (199 euros), creemos que es un precio elevado, pero dada la saturación del mercado ya es posible encontrarlo a precios mucho más bajos o incluso hacer uso del mercado de segunda mano donde nos es difícil encontrarlos precintados por menos de 100 euros.

El LG G Watch es una buena piedra de toque para entrar en el mundo de los smartwatch, sobre todo viendo la dura batalla que se avecina.